lunes, 29 de marzo de 2010

Por narices

 
Nariz. Órgano del olfato de diversas formas y tamaños. En el género humano, válvula de escape de pensamientos gelatinosos. 
Cómplice habitual de los dedos índice y meñique, tanto diestros como siniestros. 
Es digno de observar cómo ese maridaje entre dedos y nariz se manifiesta con inusitada frecuencia en atascos de tráfico, semáforos en rojo y señales de stop, amén de en otros momentos, igualmente fuera de lugar, sin distinción alguna de clases sociales. 
El producto resultante de dicho encuentro -con formato sólido o líquido, según casos y situaciones- tiene un nombre asaz curioso, compuesto de dos consonantes y una vocal repetida, que tanto puede mover a la risa como al asco.



8 comentarios:

  1. Aquí estoy, te rescaté del baúl de los olvidados. No me preguntes cómo fuiste a parar allí, no tengo ni idea. Puede que, investigando en las entrañas de mi blog, y como soy un desastre para estos temas, te sacara de la lista. Lo siento, ¿podrás perdonarme?
    Este post me ha resultado ameno, interesante y simpático.
    Una pregunta ¿cuál es esa palabra que describe tu post y que tiene dos consonantes y una vocal repetida? ¿Caca?
    Hasta pronto, amigo.
    Un placer volver a tu casa.

    ResponderEliminar
  2. Mercedes: sólo me preocupaba lo que te decía en el comentario; haberte molestado u ofendido en algo. Yo también soy algo desastre con estas cuestiones (por ejemplo: hay blogs en lo que no puedo hacer comentarios, a buen seguro por mi torpeza). Pero si es verdad que te echaba de menos en los comentarios.
    Y satisfaciendo tu curiosidad, la palabra es MOCO, pero, como decía aquel anuncio ¿recuerdas? aceptamos pulpo como animal de compañía. O sea, que CACA también estaría bien.
    Alegría y abrazos.

    ResponderEliminar
  3. ¡Ah! Qué torpeza la mía. Claro, moco. Seré idiota.
    Me alegra este reencuentro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Que hombre más agudo este.
    besos!!

    ResponderEliminar
  5. A mí también me alegra, Mercedes, este hermoso reencuentro.
    Otro fuerte para ti.

    ResponderEliminar
  6. Intento serlo, Madison. Me gusta un poco de "pimienta" en las cosas, buscarles el lado oculto, darles una vuelta de tuerca para tratar de entenderlas mejor.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Jajajajajaja, pero mira que eres grandioso, qué sería de la humanidad sin ese órgano, jajajaajaja.
    Desde la sensación más sublime de la exquisitez, al acto más banal, tanto rango de percepciones.
    Como siempre un placer leerte y reir con tus conceptos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Con tu risa me vale, Lola.
    Arrancar una sonrisa en estos tiempos tan hoscos equivale a un triunfo.
    Besos.

    ResponderEliminar