lunes, 23 de marzo de 2020

Castigo


Castigo. Aplicado, de grado o por fuerza, a nuestra ejemplar persona, una palmaria injusticia siempre. Ahora bien: si el correctivo fuera destinado para otros sujetos en los que ahora mismo estoy pensando, no está en mi ánimo poner mayores objeciones al respecto, pues es evidente que ellos solitos se han buscado el merecido escarmiento.

lunes, 9 de marzo de 2020

Consideración


Consideración. Último y enternecedor detalle que tienen nuestros enemigos al consentir en morirse. En justa correspondencia, y para que nadie pueda decir que somos unos desagradecidos con el difunto, nunca está de más pasar por el tanatorio o el cementerio como quien no quiere la cosa y llevar unas flores a su tumba, no importa si de plástico o tela basta ya que tales adminículos no son más que una excusa, para cerciorarnos a fondo de la veracidad del hecho y festejarlo a la salida como la ocasión merece.

sábado, 22 de febrero de 2020

Despedida


Me acuerdo de cómo se marchaba: avanzaba con decisión hasta la puerta, asía el picaporte con la fuerza de un náufrago buscando la tabla salvadora y tiraba hacia sí.
Se sacaba el sombrero, nos lanzaba una mirada equívoca (hoy furibunda, mañana tierna), y agitaba la mano en un último ademán.
Nunca se sabía cuándo lo veríamos de nuevo.

viernes, 21 de febrero de 2020

Polilla


Polilla. Lepidóptero nocturno, minúsculo, de color ocre o ceniciento, cuyas larvas se pirran por la materia textil en general, pero con un gusto manifiesto, como de gourmet, por el algodón y la lana.
Poéticamente, forma alada y errática de la conciencia de quienes murieron no estando en paz consigo mismos, dándose de bruces una y otra vez, una y otra vez, contra la luz que los mataba.

martes, 21 de enero de 2020

Piedras, oscuridad (2 nuevas "morerías")


Las piedras se hunden en el agua como si fueran a hacer submarinismo.

*****

A la oscuridad le gusta disfrazarse de blanco cuando nadie la ve.



martes, 14 de enero de 2020

Gorrón



Gorrón. Contrariamente a lo que su nombre pareciera indicar a bote pronto, no estoy hablando de un sombrero enorme en tamaño sino de un fulano versado en saquear, a base de invitaciones sin cuento y préstamos sin devolución con toda clase de métodos arteros y pretextos fabulosos, los bolsillos y carteras de los cándidos sujetos que caen en sus redes.
Si bien nunca son escasos, en épocas de crisis el número de los fulanos citados se incrementa exponencialmente hasta adquirir proporciones de plaga.

sábado, 11 de enero de 2020

Piedra y mano


Escondí la mano antes de tiempo; la piedra que iba a arrojar sigue en su sitio.

domingo, 22 de diciembre de 2019

Planeador


Le gustaba tanto planear sobre el futuro que acabó estrellándose contra el presente.

lunes, 16 de diciembre de 2019

Beso, piel


Tu piel me habla cuando la beso pero no sé lo que me dice.

sábado, 14 de diciembre de 2019

Pájaro, rama


Hay una rama seca y desnuda contra el frío, un pájaro aterido y rebelde frente al fragor incesante del viento.
Rama y ave, viento y frío, soledad del aire.
Cuando el pájaro se posa en la rama: eso es una greguería.

domingo, 8 de diciembre de 2019

Álamos


La tierna y altiva desnudez de los álamos entre la niebla del otoño. Latencia de vida en la punta de las ramas, bajo la corteza, arrullada sin fin entre una maraña de raíces.

martes, 3 de diciembre de 2019

Ah, la duda, la duda


Cuando dudas de tu inteligencia estás acercándote a ella.

* * * * *

El tiempo de la duda es siempre.

viernes, 1 de noviembre de 2019

Caparazones, poncheras



Encontrar un caparazón vacío y pensar adónde habrá ido el caracol es todo uno.

*****


En las poncheras, las frutas se emborrachan en silencio.


miércoles, 23 de octubre de 2019

Garcillas


Esas gavillas de garcillas tiñendo de blanco la maleza y el follaje de los islotes del río entre la niebla y la humedad, bajo los densos nubarrones o el sol que nace, planeando su breve fulgor alado sobre la lábil piel del agua.

viernes, 18 de octubre de 2019

Canto XVI (Tonino Guerra)


En otros tiempos iba mucha gente de promesa
al puente de las candelas a implorar gracia divina
para soldados que estaban en la guerra, para historias de amor,
enfermedades, para obtener dinero, juventud, deseos inconfesables.
Por ejemplo, muchos no se entendían con su pajarito,
si le decían: ¿listo?, el respondía: ¡no!
Había entonces que cruzar el puente hasta la cruz del molino
con una candela encendida y cuidado de que no se apagara.
Pero venía viento, un airecillo fino que bajaba
de las montañas y a las manos les costaba lo suyo
cubrir la llama y ¡hala!, vuelta a empezar,
y así una y otra vez, un mes, un año...
A una vieja que estaba llegando a la cruz
se le prendió fuego la ropa y ardió todo:
la ropa, la fe y el tiempo.
Desde aquella desgracia la gente fue abandonando
aquella devoción y ahora ya no va nadie.

El domingo pasado fui a dar una vuelta
y vi, en mitad del puente, al hijo tonto de la Filomena
que llevaba en la mano su candela encendida.
Vi la llama bien derecha, no la movía ni la brisa
que bajaba por el río. ¿Qué gracia pediría?
¿Una vida normal o seguir tirando con su cabeza loca?
Antes de llegar a la cruz del molino,
cuando estaba a dos pasos, se detuvo
y sopló la llama.

(La miel, 1981)