domingo, 2 de octubre de 2011

Cuñado, a


Cuñado, a. Excrecencia que se adhiere a una estirpe tras el himeneo de uno de sus componentes. Pocas veces bienvenido al círculo familiar de que se trate, la principal función o mayor utilidad de esta variedad de parásito en sus dos vertientes -semilla, receptáculo- viene dada como proveedor de vástagos, retoños, pimpollos… que renueven y perpetúen el árbol genealógico de dicho linaje.
En el terreno negativo de la relación (suponiendo que la utilidad citada sea algo positivo, lo que es mucho suponer), hay que situar en primer lugar su pericia y persistencia en dar la tabarra con temas insustanciales, añadida, por esto si fuera poco, a su insolvencia casi escandalosa en asuntos pecuniarios.
Cotilla y sablista, según el género, podrían ser dos sinónimos perfectamente aceptables en estos casos.

5 comentarios:

  1. Supongo que soy un tío con suerte... No de todos mis cuñados puedo decir eso... Ojo, no de todos.

    ResponderEliminar
  2. Sin duda,esta definición te ha salido, especialmente, "sibilina" y "sutil" (guiño cómplice).

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Y como coletilla a esta definición, aquella sentencia popular: "El diablo da sobrinos a quien dios no le da hijos".

    Abrazos para los dos.

    ResponderEliminar
  4. Y barrigones, y con un botellín de Cruzcampo como prolongación de su brazo derecho.

    ¡Cuñaaaaaaaoo!

    ResponderEliminar
  5. Cuánta razón llevas, Ridao:
    lo del botellín, o el chato de tintorro, también es parte intrínseca de semejante especimen.

    Abrazo. (Hip)

    ResponderEliminar