viernes, 26 de agosto de 2011

Borrachera


Borrachera. Ensayo de eutanasia activa, no exenta de regocijo y escándalo, a base destilados alcohólicos sin que nos importe demasiado el origen, la graduación, o la legalidad de los mismos.
“Se bebe para olvidar”, dicen algunos, buscando justificar su vicio.
Nada más cierto: estos figuras de la filosofía del gorroneo tienen la molesta costumbre de olvidarse de pagar las múltiples consumiciones alegremente trasegadas.

2 comentarios:

  1. jajajaja,como el chiste de aquel que queria invitar a todos la ronda de copas diciendo:
    .- que nadie se me adelante, haciendos el gesto de buscar dinero en los bolsillos, sabiendo que no habia nada
    .-pero...que nadie se me retrase.
    Beber en exceso, es enfermizo no lleva a ningún lado, a una afección hepatica irreversible ala larga, y a una despersonalización a la corta.
    RECIBA MIS SALUDOS.

    ResponderEliminar
  2. Pagar la borrachera hay que pagarla, de una manera o de otra, aunque los gorrones pagan menos; sólo hay que aprender a no emborracharse con ellos.
    Opino que, aunque uno trate de emborracharse para olvidar, la memoria te la juega y... de pronto RECUERDAS, así que hay que dosificarlas, cada uno como pueda.

    Felices vacaciones D. Elías.

    ResponderEliminar