martes, 3 de julio de 2012

Gárgola


Gárgola. Camafeo pétreo y arisco de las catedrales, evacuatorio de líquidos celestes (vulgo, agua de lluvia, chaparrón, tormenta, aguacero…).
Espeluznante muestra de la cantería más grosera, muchas ellas presentan un sorprendente y extraordinario parecido facial -como si hubieran posado a propósito- con algunos tipos que conozco.
Se dice que tales ornamentos son una sutil y permanente venganza de los artesanos de la piedra hacia los canónigos que los contrataron para tal labor, malos pagadores de por sí, y que de este modo quedaban cruelmente retratados como grotescos morosos para mofa y escarnio de generaciones futuras por los siglos de los siglos, amén.

1 comentario:

  1. marino gonzález montero03 julio, 2012

    Un día, Marujita Díaz, hablando de una compañera de profesión (que no diré):"Esa... esa es una PÉRGOLA!" Días más tarde, la aludida responde: "¡Ella sí que es fea!"

    ResponderEliminar