martes, 24 de mayo de 2016

Paraíso



Si fuera cierto que alguna vez fuimos expulsados del Paraíso (el dedo de dios señalando implacable el camino sin retorno del sufrimiento, el ángel blandiendo amenazante la espada y acuciando nuestra salida del mismo), visto como nos hemos comportado desde entonces en nuestro errar por la tierra, estaría de más cualquier protesta o reclamación al respecto.

Fue con toda la razón del mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada