jueves, 26 de mayo de 2016

Aguja



Su finalidad es coser.
Pero casi siempre acabamos, bien por torpeza, bien por desatención, por pincharnos con ella.
Y sólo entonces, en el dolor, la respetamos como se merece.

1 comentario:

  1. ¡Tantas cosas tornan en acero solo por descuido!

    ResponderEliminar