martes, 17 de mayo de 2016

Cotidianas (un poema)


Con el cuidado con que se dobla
la ropa recién planchada,
o se coloca una flor en el agua de un jarrón,
o se enciende una vela contra la oscuridad,
o se lee la carta largo tiempo esperada,
o se abraza al amigo recuperado

así me enfrento cada día
a mis pequeños fracasos:
con el exacto silencio de no decir nada,
entorpecido por la sombra
que me sigue pegada a los pies,
malherido como un perro
que sólo descansa de madrugada.

(De Abrazos, Escuela de Arte de Mérida, 2006)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada