lunes, 30 de septiembre de 2013

Hablar con extraños (12)



35. Comer, comer, lo que se dice comer, sólo he vomitado. Conmigo ganaron dinero; comí pollo y devolví jabalí.

(En una sala de oncología en el Hospital Ramón y Cajal de Madrid)



36. Vea, le pegué dos gritos y se quedó clavado. No lo maté porque yo les tengo mucha simpatía a los árabes. Si me quieren ver matar a alguien que me echen un judío o un yanquie. Los mataría hasta por deporte.

(Improvisación en el teatro La Sala de Málaga)



37. En toda mi vida no he hecho más que mentir. A mí la mentira se me da bien. Quiero decir que tengo facilidad, y la tengo por naturaleza, no por aprendizaje. Por eso me contratan, porque yo miento con arte. El arte de mentir yo lo perfeccioné en las insurrecciones.

(Un cuenta cuentos en la Diputación de Jaén)

domingo, 29 de septiembre de 2013

Dando tumbos


Son curiosos los avatares que a menudo sufren los objetos; el sillón donde estoy sentado mientras escribo esto, por ejemplo, me lo regaló mi hermano a quien, por su parte, se lo habían regalado unos compañeros de trabajo, operarios municipales que habían procedido a un desahucio por impago.
El origen del sillón estaba (lo descubrí cuando empecé a restaurarlo) nada más y nada menos que en Canadá. Puede tener tranquilamente setenta u ochenta años, cuando no debía de ser nada fácil ni usual transportar un sillón desde Canadá hasta España.
Y ahora aquí estamos los dos: yo sentado en él, comodísimo, frente a una mesa de roble con tiradores de concha en los cajones, y mucho más vieja aún que nosotros dos juntos.         
La compré en un anticuario por cuatro perras.
Y acaso porque me voy aproximando a sus edades, tanto de uno como de otra, hemos acabado, a base de dar tumbos por ahí, haciendo buenas migas entre los tres.

viernes, 27 de septiembre de 2013

Plá, el nacionalismo y yo (con perdón)



“El nacionalismo es como un pedo, que a todo el mundo le huele mal menos al que se lo tira.”

* * * * *


Nacionalismo. Irracionalidad inherente a ciertos imbéciles fundamentada en el hecho casual de haber nacido en un lugar concreto y no en otro cualquiera.

Uno de tales desatinos es el de seguir como borregos en celo un trapo ondeante de colores llamado bandera al que otorgan estatuto y facultad de símbolo.

Con el paso de los años, gracias a su facilidad de contagio y alimentado a conciencia por el fanatismo, la incultura y la arrogancia, semejante disparate puede acentuarse hasta extremos inimaginables.
Llegados a este punto de no retorno, suele acarrear nefastas consecuencias para sus convecinos y habitantes de regiones limítrofes y aún de continentes enteros.

Pantera



459. Pantera. Tiene la forma de una leona, pero es más alta de patas y más delgada y larga. Es toda blanca, punteada de manchas negras y redondas. Todos los animales se deleitan en mirarla. Estarían de buena gana a su alrededor, si no fuera por lo terrible de su aspecto. Ella, que lo sabe, esconde la cara, deja que los animales la rodeen, creyendo poder gozar seguros de tanta belleza; se arroja entonces sobre el que está más cerca y lo devora.

miércoles, 25 de septiembre de 2013

¡1ª Tangachá! Tango argentino en Badajoz


La 1ª TANGACHÁ nace en 2013 en Badajoz como evento para potenciar la promoción y difusión del tango argentino en la región. Se trata de un encuentro para aficionados al tango argentino que se celebrará este fin de semana, organizado por Tangacho Tango Club, como actividad adicional a las que se vienen ofreciendo con carácter más regular en Badajoz en torno al tango.
Se ha querido que el formato de este evento sea de tipo encuentro, para hacerlo más cercano y fomentar la creación de lazos entre los aficionados. Por otro lado, se ha creido importante el hecho de hacer participar a la propia ciudad de Badajoz en las milongas de día, ofreciendo sus plazas y calles en las que poder también bailar tango durante el encuentro. 
Se pone así en conocimiento de las autoridades este esfuerzo de promoción del tango en la región, dándosele así la oficialidad, el reconocimiento y difusión que merece, y convirtiéndose el tango en un escaparate para los que no conocen esta bella actividad. Adicionalmente, la participación de la propia ciudad de Badajoz da la posibilidad a los aficionados que nos visiten a que la puedan conocer más de cerca, y puedan disfrutar de su luz, el ambiente de sus calles y su gastronomía. 
  
Aquí toda la información.

Importante: según el parte meteorológico, como antes se decía, hay una alta probabilidad de lluvia en Badajoz el sábado. Si así ocurriera, la milonga matutina al aire libre prevista en la Plaza de San Francisco se trasladará al Hotel Badajoz Center, Av. Damián Téllez Lafuente, 15, a la misma hora.

En nombre de un humilde aficionado, gracias a Antonio Gabás, DieGotán, Gastón y Laura por su esfuerzo y entusiasmo.

Para ir abriendo boca, echadle un vistazo a esto: 


martes, 24 de septiembre de 2013

El perro de Sebastián Miranda


Cuando Julio Camba se marchaba de viaje el escultor Sebastián Miranda le cuidaba su perro. Tanto les gustó a Miranda y a su madre -que pasaba temporadas con él- la experiencia de vivir con un perro tan extremadamente inteligente como era el de Camba, que decidieron comprarse uno al que llamaron Landrú. A Landrú, como a su dueño le pasaba con las mujeres, le gustaban mucho las perritas. Y un día se fue detrás de una y desapareció. El perro de Miranda había superado en inteligencia al de Camba: exigía que lo bañasen todos los días y él mismo preparaba la esponja, el jabón y la toalla. Una cosa le molestaba sobremanera: que le llamaran “lechuzo”. Cuando semanas más tarde un amigo de Miranda lo encontró por la calle sujeto por una correa tirada por un nuevo dueño, pudo demostrar quién era su legítimo propietario: advirtió que si lo llamaba “lechuzo” aquel animal, pacífico y cariñoso, se transformaría de pronto en una fierecilla peligrosa y comenzaría a gruñir amenazadoramente. Así sucedió en efecto y Landrú pudo regresar a casa del escultor. Sebastián Miranda y Julio Camba eran muy amigos. Y lo fueron también Domingo Ortega, Juan Belmonte y Antonio Díaz-Cañabate. Tanto, que Miranda tenía intención de legar a Camba y al “Caña” en su testamento una cantidad de dinero en metálico. Enterado Camba de las intenciones de Miranda, un día le dijo muy serio: “¿Es cierto que tienes el propósito de dejarnos al “Caña” y a mí en tu testamento 20.000 duros a cada uno? “Cierto”, respondió Miranda. “Pues te propongo una combinación muy ventajosa para ti. Tú me das en el acto cincuenta mil pesetas y te perdono el resto”. Sebastián Miranda, que además de excelente escultor escribió mucho en ABC, contó estas y otras anécdotas en su libro Recuerdos y añoranzas, que Prensa Española le publicó en 1972, tres años antes de que muriera en Madrid a los 90 años.

JoséLuis Melero (Escritores y escrituras, Xordica, 2012, pág. 84)