lunes, 23 de septiembre de 2013

G



G. Vocablo impreciso y puñetero. Con su prima la “jota”, y emboscados ambos en dictados y redacciones, forma unos líos de cuidado a los estudiantes en general y a los de Lengua en particular.

Defendido a muerte por los gangosos, Juan Ramón, el de Moguer, el del burrito, -sí, hombre, Platero- le tenía la guerra declarada. Y no sin razón en algunos casos, todo hay que decirlo.

En sexología, y según leyendas, punto gatillo de la mujer productor de máximo placer carnal.
¿Alguien sabe de verdad dónde se encuentra el susodicho? Echadme una mano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario