domingo, 18 de noviembre de 2012

Pavo


Pavo. De envoltura y estética francamente mejorables, clásico volátil en espera del horno o la olla. Véanse a este respecto las hecatombes de la especie en el tan mentado día de Acción de Gracias yanqui y en las celebraciones navideñas patrias.
Antes de este culinario y casi irremediable destino, emite de común un gluglú monótono y cansino, ciertamente molesto para cualquier oído con un mínimo de sensibilidad, que incrementa muy mucho las posibilidades de hacerle picadillo por la vía rápida para silenciarlo de una vez.
Edad del. Período particularmente penoso en que los adolescentes se vuelven más gilipollas que de costumbre. Algunos se ven tan profundamente afectados por sus síntomas que tal estado se vuelve crónico de por vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario