jueves, 16 de junio de 2016

Soledad


Soledad. Estado que se caracteriza por la turbación de ánimo en que nos dejan quienes saben bien lo que se hacen dejándonos. Fue lo que hizo conmigo una medio novia que tuve, la muy… Que encima, ya es casualidad, se llamaba así, Soledad, aunque yo le decía la Sole. Ahora que lo pienso, a lo mejor fue por eso por lo que me dejó tirado como a una colilla,  la muy… Ya ves tú por qué tontería. Si no era más que un apelativo cariñoso, so tonta.
Claro, que me crucé con ella hace poco por la calle y, vista la espantosa pinta que llevaba -tripa bamboleante, tetas en caída libre, brazos de leñador jubilado con pellejo colgando…-, no pude evitar pensar aquello de “No hay mal que por bien no venga” al alimón con el “Dios, en su infinita sabiduría, castiga sin piedra ni palo”. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada