domingo, 19 de junio de 2016

Esfuerzo titánico


Cuando un escritor declara el esfuerzo titánico, doloroso, que le ha supuesto escribir ese volumen buscando que apreciemos (y de paso se lo agradezcamos comprando su libro a mansalva) su tremenda contribución a la Historia de la Literatura (le gusta decirlo con mayúsculas), parece que le estuviera haciendo un favor decisivo e imperecedero a la cultura universal.
Se nota, pienso yo después de adentrarme en el libro también con esfuerzo y dolor, sudando la gota gorda y perdido en sus farragosas páginas como un explorador decimonónico tirando de machete y fusil en selvas ignotas para abrirse un mínimo y practicable camino hasta el río por donde huir en medio del ataque de tribus hostiles.
Porque semejante engendro, seamos sinceros, suele ser completamente incomprensible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada