martes, 7 de junio de 2016

Desintegrado


Regresó desde el futuro para vengarse de que lo hubiera matado yo antes.
Pues se va a llevar un chasco pero de los gordos.
Jugando con su extraña pistola de ultramundo me desintegré yo solito en un estúpido accidente. Dicen que las carga el diablo, pero ésta en concreto era extraterrestre de pura cepa: de protones, o neutrones, o iones… O algo así, no sé, yo de esto no entiendo ni papa.
Y es que siempre he sido un torpe con las armas; con deciros que un día me volé tres dedos de un pie con un tirachinas y un petardo de esos de feria ya os podéis ir haciendo una idea de mi destreza.
Así que no creo que Lucifer, Satán, Belcebú... hayan tenido nada que ver con este asunto.
Viaje en vano, X9J3.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada