martes, 26 de abril de 2016

Prosas



La prosa burocrática, judicial, administrativa, es como aquella antigua definición del agua que aprendimos de pequeños en la escuela: inodora, incolora e insípida. 
Y yo añadiría que también bastante dañina cuando se enfurece.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada