domingo, 3 de abril de 2016

Origen


Adán no cumplía nunca su palabra: otra vez sin avisar, llegó tarde como siempre.
Eva estaba hasta el moño.
Una noche, Adán llegó de la oficina a las tantas y la casa estaba vacía.         
De Eva, ni rastro. No volvió a verla.
A Eva le costó lo suyo (se había corrido la voz de aquel oscuro asunto con la serpiente y ya sabéis lo dañinos que pueden llegar a ser los rumores), pero al final, y tras mucho buscar, encontró un amante un poco más considerado con su tiempo y bastante escéptico en todo lo tocante al paraíso terrenal.
Y yo creo que es de ahí de donde en verdad venimos: de una infidelidad, de una infelicidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada