jueves, 19 de enero de 2017

Taxista


Lo que no se puede es estar siempre tentando a la suerte a base de cobrar suplementos ficticios y abusivos a los pasajeros.
O llevarlos a su destino dándoles vueltas y más vueltas innecesarias para incrementar la tarifa hasta casi rozar el timo, cuando no la estafa.
Yo sólo pago lo que marca el taxímetro por la ruta más corta posible.
Ni un duro de más.
Y me importa un bledo si este era el justo y los demás los pecadores.

Imagen: Weegee

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada