domingo, 22 de enero de 2017

Esférico


Hace unos días, mientras iba conduciendo, escuché en la radio la fórmula del insulto perfecto. La archivé en la memoria y hasta que me ha hecho falta no había vuelto a acordarme. El asunto es tan sencillo como añadir el adjetivo “esférico” al sustantivo adecuado al caso: tonto, imbécil, gilipollas…
Ayer hice la prueba: -Eres un gilipollas esférico (este no parecía tonto ni imbécil, aunque bueno, puede que también lo fuera) porque lo eres desde cualquier lado que se te mire, -le dije al fulano.
Y funciona. No supo qué responderme.

No hay comentarios:

Publicar un comentario