viernes, 19 de agosto de 2016

Remolonear


Me gusta el verbo remolonear, el adjetivo remolón, ese hacerse el sordo ante lo que no nos interesa tirándole los tejos sin recato alguno a la pereza.
Si me pagaran por ello, no me importaría dedicarle mi tiempo por completo. 

En la imagen, remoloneando, tres tíos grandes, grandes de verdad: de izquierda a derecha, Luis Felipe Comendador, Antonio Gómez García y Marino González Montero. 
Casi ná.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada