lunes, 22 de agosto de 2016

"Lacrimosa"


Ayer, de madrugada, una suave brisa del oeste traía desde el Teatro Romano hasta mi terraza las notas y voces de una de las obras cumbres de la humanidad: el pasaje de la Lacrimosa del “Réquiem” de Mozart.
Con la vista en el firmamento, fumando en la oscuridad, desnudo de cuerpo y mente, unas furtivas lacrimas rodaron por mis mejillas pensando en el amigo ausente desde hace tanto que me descubrió esta música y me enriqueció la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada