martes, 26 de julio de 2016

Palomas, gárgolas


Palomas hambrientas en el alero al acecho igual que gárgolas dispuestas al ataque por sorpresa contra los viandantes.

2 comentarios:

  1. Ratas. Eso es lo que son. Y en el sentido más insultante del término, que los roedorez, al menos desde Jerry para acá, merecen un respeto. No sé de dónde puede venirles a estos animales columbíferos la buena prensa. Tal vez por lo del Diluvio y eso. O la Santísima Trinidad. Qué se yo. La verdad es que son muy desagradables. Al menos, a mí siempre me han dado cierto repeluzno. Así que lo de gárgolas, hasta Quasimodo lo hubiera aprobado. Buen verano, Elías. Y paciencia con la caló.

    ResponderEliminar
  2. Y las gaviotas, las ratas del mar, Alfredo. Buen verano también para. Abrazos.

    ResponderEliminar