miércoles, 26 de octubre de 2016

Bombas fétidas


Me acuerdo de que nunca he visto bajar tan deprisa a la gente de un autobús como aquella vez en que, con una estrategia perfectamente ejecutada, atacamos el de la línea 24 (Atocha-Entrevías) con una andanada de bombas fétidas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada