jueves, 14 de enero de 2021

Ajedrez



Ajedrez. Milenario juego de mesa que consiste en que un tipo sentado con gesto pensativo mira de cuando en cuando la cara de un rival que tiene enfrente el cual, a su vez, de soslayo le mira. Alternativamente, y como atacados por un impulso irrefrenable, cada uno de los contrincantes mueve una de las piezas del juego sobre un tablero bicolor, cuadriculado y, acto seguido, golpea un reloj que parece haberles mentado a la madre, tal es la saña del aporreo.

Ambos contendientes pueden estar así horas y horas, dale que te pego y erre que erre, pero a raíz de reiteradas protestas de grupos de derechos humanos ante tan atroz espectáculo y los sufrimientos que ocasiona en los incautos espectadores, se va imponiendo una modalidad del juego llamada “partidas rápidas”.

En el fondo, y a pesar del eufemismo, el mismo aburrimiento, pero a más velocidad.

Aunque parezca mentira (la estulticia humana no conoce límites), es actividad muy lucrativa: aquellos orates que destacan en esta insulsa pantomima pueden llegar a acumular en sus cuentas corrientes suculentas cantidades en alguna moneda de curso legal.

Y no me creáis si no queréis, pero sé de buena tinta que hay quien se rasca gustoso el bolsillo para contemplar semejante majadería.

Ítem más: los asistentes al esperpento, que en otros pasatiempos igualmente deleznables, y por el solo hecho de haber pagado una entrada se creen con el derecho a cometer los mayores dislates, deben permanecer en sus asientos callados y quietos cual estatuas so pena de incurrir en la ira caprichosa y tiránica de uno o ambos jugadores que pueden exigir al juez árbitro incluso la deshonrosa expulsión de la sala del o los revoltosos. 


Imagen: Fischer&Spassky, Campeonato del Mundo, Reikiavik, 1972

No hay comentarios:

Publicar un comentario